Conociendo el otro lado del mundo

El día había llegado, entre lágrimas y sonrisas mi familia me despidió en el aeropuerto el Dorado en Bogotá. La emoción de vivir una experiencia tan significativa en mi vida, hacía que mis manos temblaran.

Llegué a mi nuevo hogar, una casa en el suburbio de Reservoir donde Stephen, un Australiano del Norte, me dio una calurosa bienvenida y me hizo sentir como en casa.

Dos años después digo con orgullo que me atreví a vivir, a arriesgarme, a salir para explorar el mundo con todos los retos que eso suponía. Cada momento difícil que he atravesado estos años, me han formado como persona, me han permitido el autoconocimiento, a trazar mis objetivos y a cumplirlos.

Australia es un país maravilloso, lleno de paisajes y animales espectaculares; sus habitantes son otro atractivo. Los australianos te hacen sentir como uno de los suyos y las personas de otros lugares del mundo se convierten en amigos con los que aprendes sobre otras culturas.

Es inevitable extrañar tu país, tus amigos y sentirte intimidado ante un nuevo idioma. Sin embargo, Australia es un país que ha acogido a muchos latinos a lo largo de su historia y ha dejado un precedente para los próximos visitantes.

Por eso, hay variedad de festivales, restaurantes, eventos, en español y hoy en día, también muchas agencias de estudios que te ayudan en tu propio idioma.

Hoy en día, soy una mujer bilingüe con amigos de distintas nacionalidades, que ha logrado enfrentarse a sus miedos y ha vivido una experiencia que recordará con alegría por siempre.

Por eso te invito a que tomes la decisión de conocer este país y vivir una experiencia que te dejará recuerdos, amistades invaluables y habilidades que te harán una mejor persona y profesional.

Por: Eva Bula